.
.

LA ESFINGE DE ELCHE

Esfinge del Parque de Elche - Museo arqueológico de Elche

“He muerto en la lucha. Mi cuerpo yace tirado en el campo de batalla.  La oscuridad cae sobre mí. Tengo miedo. ¿Será la Nada?. De repente una luz deslumbrante recorta la silueta de una figura femenina. Me habla al tiempo que extiende la mano hacia mí. “Ven conmigo”. Aferro su mano y siento tranquilidad. Es la Gran Diosa, la que tantas veces he visto representada en la decoración de las cerámicas de mi tribu. Me lleva hacia un animal que parece un enorme león alado. Cuando estoy más cerca me doy cuenta que el gran león alado tiene cabeza femenina. Es una esfinge. La Gran Diosa hace un gesto y la esfinge se tumba. La Diosa me habla: “Monta sobre el lomo de la esfinge. El más allá te espera”. Subo a la esfinge. La Gran Diosa se coloca sobre las patas delanteras del fantástico animal. Mi alma viajará a otra vida, a otro mundo, a la eternidad….”

Este pequeño relato quizás estaba en la mente de un escultor de la Elche íbera de hace 2.400 años cuando creó una de las esculturas más enigmáticas e importantes de la cultura íbérica: la Esfinge de Elche.

La Esfinge de Elche es una escultura muy especial. No destaca por su buena conservación, pues tiene partes perdidas. Sobresale por su simbolismo y rareza. Es sumamente inusual la representación de la esfinge asociada a figuras humanas. En este caso el animal fantástico aparece junto a una figura divina, la Diosa y una figura humana, que representa el alma del difunto.



La Esfinge fue encontrada en el Parque de Elche en los años 70 del siglo XX, en el lugar donde hoy está el Parque infantil de Tráfico, en un lugar que los arqueólogos han identificado como un Témenos o área sagrada. Fue realizada en el siglo V o IV a.C.

La escultura de la Esfinge podemos verla en el MAHE, Museo Arqueológico y de Historia de Elche. Es la pieza principal de la colección ibérica y la pieza más importante del museo junto con la escultura de Afrodita de la Alcudia.

Esfinge de Elche y monumento turriforme - MAHELa Esfinge de Elche está expuesta junto a un monumento turriforme reconstruido a partir de sillares que aparecieron cerca de la Esfinge. Se piensa que la Esfinge debió estar seguramente contra un muro, que pudo ser el del monumento turriforme, ya que uno de los laterales de la Esfinge está sin trabajar.

La escultura mide 120 cm de largo por 32 centímetros de grosor y conserva una altura de 64 cm. que era mayor ya que la escultura ha perdido las cabezas y el final del ala de la esfinge y la cabeza del pequeño varón-alma.

Pocas esculturas de esta época nos dan información tan importante sobre la espiritualidad de los íberos y sus creencias sobre lo que viene tras la muerte.

Esfinge de Elche - Museo arqueológico y de Historia de ElcheUna esfinge, dirigida por la Gran Diosa lleva en un viaje fantástico el alma del difunto al más allá. Esfinge, Diosa y alma. Tres elementos que enlazan esta imagen con sentimientos religiosos de diferentes culturas y tiempos.

La Gran Diosa, la Diosa Madre, Tanit, Astarté, Isis, la Virgen María. Es esa figura de Madre Divina que está en la espiritualidad de toda la Humanidad desde sus más remotos tiempos. Es la figura divina más cercana, la que nos guía y es recordada en momentos de dificultad, la que intercede ante los peligros de la muerte y cuidará de nosotros, como una madre, en el más allá. En el caso del grupo escultórico de Elche hemos de pensar que es Tanit la representada, diosa del panteón cartaginés, de gran devoción entre los íberos. Es una diosa alada, tal como se la representa en las cerámicas ibéricas, de las que podemos ver ejemplos en otras vitrinas del museo. Si nos fijamos bien en la diosa de la Esfinge de Elche, el vestido que la cubre acaba en las plumas de las alas que lleva recogidas y que envuelven su cuerpo.

Diosa Tanit - Detalle de la Esfinge de ElcheRepresentación de Tanit en una cerámica ibérica - MAHE

La esfinge es uno de los animales fantásticos más conocidos. También está representada en muchas culturas. Su origen es oriental, probablemente Sirio. La esfinge más conocida y visitada es la Gran Esfinge de Guiza, en Egipto. La iconografía de la esfinge recorrió todo el mediterráneo de oriente a occidente, pasando a formar parte del arte y las creencias míticas de muchos pueblos. En la Esfinge del Parque de Elche no se conserva la cabeza humana, pero sabemos que es una mujer por las largas trenzas a las que parece querer agarrarse la pequeña figura humana del alma.

Esfinge de Elche - AlmaEl alma representada como humano de pequeñas dimensiones también es muy habitual en el arte de diferentes culturas. Un ejemplo curioso: En el cuadro del entierro del Conde de Orgaz, obra maestra de el Greco, el alma del Conde es representada por un pequeño niño que es llevado al cielo por un ángel. La Esfinge de Elche también transporta el alma y lleva alas, como el ángel.

Un mismo hilo conductor: el miedo a la Nada, la incertidumbre de lo que habrá más allá de la muerte. Es la gran preocupación que ha acompañado al ser humano desde que tiene constancia de su propia humanidad. La Esfinge de Elche interpreta de manera optimista la crucial prueba de la muerte. Aunque la cara del jinete de la esfinge se ha perdido, seguro que podemos imaginar que sonreía. El alma se alegra ante su existencia eterna.

“… La Gran Diosa hace un gesto a la esfinge. El mítico animal se alza sobre sus patas traseras mientras me afianzo sobre su lomo agarrándome a las largas trenzas que penden de su cabeza. Las alas del poderoso animal empiezan a batir con brío. Se que estoy muerto, pero aun así siento el aire en mi cara y me recuerda a la brisa del mar de mi tierra contestana. Diosa, esfinge y yo alzamos el vuelo hacia la luz. . La Nada no existe. Ya no tengo miedo. ¡Mi alma vive!”

- MAHE - Museo Arqueológico y de Historia de Elche

Para saber más:
- Rafael Ramos Fernández: “Simbolismo de la Esfinge de Elche”
- Teresa Chapa y María Belén Deamos: “Viaje a la eternidad. El grupo escultórico del Parque infantil de tráfico (Elche, Alicante!”

© Julio Asunción
julioasuncion@hotmail.com

Ir a mapa de yacimientos
Ir a índice de rutas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada