.
.

CUEVA DEL HUMO 2/4 La excavación de Jaime Carbonell

- Anterior: CUEVA DEL HUMO 1/4: Descubrimiento de la Cueva.
En el año 1963 Jaime Carbonell, de profesión tornero y aficionado a la espeleología, tuvo conocimiento de la existencia de la cueva y de la historia de la excavación parcial de la misma por buscadores de tesoros (ver entrada anterior). Con la esperanza de que la cueva tuviera un recorrido extenso apto para la práctica de su afición a la expeleología visitó la cueva con su amigo Vicente Bernabeu. Allí vieron los montones de tierra que habían removido los buscadores de tesoros. Examinando esta tierra Jaime empezó a encontrar pequeñas cuentas de collar. Decidió entonces profundizar la excavación en una grieta natural de la cueva esperando hallar un mayor recorrido en la cavidad. Cual fue su sorpresa al encontrar en el agujero abierto una gran cuenta de collar, pieza singular dentro de la arqueología de la Comunidad Valenciana.

Jaime Carbonell en el año 2015
Jaime Carbonell se dio cuenta de que la cueva tenía más importancia de lo que parecía. Se puso en contacto con uno de los más prestigiosos arqueólogos de la época, Domingo Fletcher, que era entonces director del Servicio de Investigación Prehistórica de Valencia y del Museo de Prehistoria de Valencia. Jaime Carbonell comunicó a Fletcher el hallazgo. Fletcher le facilitó libros, documentación y unas pautas para la excavación ordenada de la cueva. De esta manera Jaime Carbonell quería evitar que la cueva sufriera más destrozos ante la amenaza de nuevas excavaciones sin ningún rigor científico. La excavación de la Cueva del Humo por Jaime Carbonell con la ayuda de Vicente Bernabeu se produjo entre los años 1963 y 1965.

Jaime Carbonell procedió a la excavación de la cueva dejando en un diario el proceso de excavación y los hallazgos encontrados. Entre estos destaca la gran cuenta de hueso troncocónica que antes se ha mencionado. Está grabada con líneas paralelas y hoy la podemos ver en el MARQ (Museo Arqueológico de Alicante). Como pieza única la calificaron los arqueólogos Domingo Fletcher y Miguel Tarradell. Podemos calificar a esta pieza como uno de los objetos de adorno más singulares del Eneolítico de la Comunidad Valenciana. Jaime Carbonell no solo depositó en el museo de Alicante esta importante pieza, sino los demás hallazgos de la cueva. También destacan las abundantes cuentas de collar encontradas (más de 2000), las hermosas puntas de flecha de piedra o una curiosa azuela de fibrolita, objetos que también podemos ver  expuestos en el MARQ.

Collar de cuentas eneolítico de la Cueva del Humo
Jaime Carbonell detectó dos niveles claramente diferenciados. Uno asociado al Neolítico y al Calcolítico-Eneolítico. En esta época, tercer milenio antes de Cristo, la cueva se uso como cueva de enterramiento múltiple, de ahí el testimonio del hallazgo de los huesos al que había hecho referencia el galán. Había otro nivel inferior, entre los 70 y los 120 cm. de profundidad, donde no apareció rastro de cerámica y que puede ser de cronología bastante anterior al nivel Eneolítico. En este nivel, donde cambiaba la coloración de la tierra, Jaime encontró varias puntas de flecha y otros útiles líticos entre más de 2000 restos de material de sílex, lo que hace pensar en el uso del lugar como taller de sílex, es decir, como un lugar de ocupación o refugio anterior al uso funerario de la cavidad donde los hombres prehistóricos fabricaron sus herramientas de piedra. De ser así podemos pensar en una ocupación en el Epipaleolíto o incluso en el Paleolítico Superior. Esto convierte efectivamente a la Cueva del Humo en el yacimiento arqueológico donde está documentada la ocupación humana más antigua del municipio de Alicante. Desgraciadamente este segundo nivel no ha sido suficientemente valorado por los arqueólogos e investigadores. Quizás sea el momento de que se retomen los trabajos arqueológicos en la Cueva del Humo que, según Jaime Carbonell, no está totalmente excavada. Esto permitiría datar con certeza este nivel inferior.
Azuela de fibrolita de la Cueva del Humo
Lástima que la cueva del humo no haya podido ser excavada desde el principio con los métodos actuales, pero lo cierto es que gracias a la excavación de Jaime Carbonell tenemos hoy unos datos sumamente importantes para la historia de Alicante además de algunas piezas arqueológicas excepcionales como la gran cuenta de collar de hueso que apareció en el comienzo de la excavación o la curiosa azuela de fibrolita. Seguramente de no haber sido por la intervención de Jaime Carbonell, la Cueva del Humo que ya había sido en parte afectada por los cazadores de tesoros del siglo XIX, habría acabado siendo completamente expoliada por clandestinos sin escrúpulos, que habrían vaciado los niveles arqueológicos sin ningún tipo de cuidado.

- Siguente: CUEVA DEL HUMO 3/4 La protección de la cueva.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada