.
.

CUEVA DEL HUMO 1/4: Descubrimiento de la cueva

La  Cueva del Humo se encuentra en la ladera oeste de la Sierra de Foncalent, cerca de la ciudad de Alicante. Es un yacimiento prehistórico fundamental en la historia de la capital levantina. Mauro Hernández, el prestigioso arqueólogo, mencionó esta cavidad en el libro Historia de la ciudad de Alicante publicado por el Ayuntamiento de Alicante. Allí decía: tradicionalmente se considera la Cova del Fum como un enterramiento múltiple y por sus ajuares el yacimiento prehistórico más antiguo término municipal de Alicante.
Este artículo tiene varias partes. En esta entrada tratamos sobre el descubrimiento de la cueva. Desde estos enlaces puedes acceder a las restantes partes del artículo:
- La Excavación de Jaime Carbonell
- La protección de la cueva.
- Localización y acceso.




Ventana natural de la Cueva del Humo
La Cueva del Humo, Cova del Fum en valenciano, es una pequeña cueva que se encuentra a una altitud de unos 240 metros sobre el nivel del mar. Es una cavidad de unos 6 metros de profundidad por 5 de ancho con altura media entre 2 y 3 metros y una superficie de poco más de 20 metros cuadrados. La cueva está orientada hacia el oeste y la entrada tiene 2,60 metros de ancho. La boca de la Cueva del Humo es de tendencia circular y está flanqueada por dos pequeñas ventanas naturales creadas en la roca. Otra curiosidad de la Cueva del Humo es una tercera ventana natural en el techo que da una mejor iluminación al interior de la cavidad.

La Cueva del Humo toma el nombre del color oscuro del techo por el hollín de las hogueras que en el pasado se habrían hecho en su interior. En realidad puede ser que ese tono oscuro se deba a la actuación de determinadas bacterias sobre la superficie de la roca. Aunque su nombre es Cueva del Humo también podría llamarse muy bien la Cueva del Tesoro ya que la primera vez que se excavó fue a finales del siglo XIX por vecinos de la zona que actuaron buscando un supuesto tesoro que creían que podía estar escondido en la cavidad. Uno de estos buscadores de tesoros, Antonio Llorca Belda, apoyado el galán dio testimonio a Jaime Carbonell de la excavación irregular que hicieron buscando ese tesoro. Según el galán cuando tenía 12 o 13 años y estaba cobijando el ganado en la cueva, golpeó con el cayado sobre el suelo y notó que sonaba a hueco. Pensó que podía haber un espacio inferior que guardara algún tipo de tesoro. En realidad el sonido a hueco se debía a que el suelo de la cueva tenía varias capas de estiércol de las ovejas y cabras que hasta periodos recientes fueron cobijadas por los pastores en la cavidad. Al secarse el estiércol crea un suelo menos denso que el apisonado de la tierra, lo que da lugar a ese sonido a hueco. El galán buscó a un amigo para que le ayudará en la excavación. Quedaron un domingo seguramente ilusionados pensando en las riquezas que les esperaban. Lo cierto, siempre siguiendo su testimonio, es que lo que empezaron a descubrir fue una gran abundancia de huesos, cráneos y mandíbulas. Así siguieron escavando hasta que su compañero dijo que ya se había cansado de tanto hueso. Lo más curioso de este relato es que el galán también refiere que creía que su amigo había encontrado algo y lo había disimulado para volver más tarde a buscarlo. Prueba de ello fue que su amigo posteriormente adquirió una casa, un carro, un animal de acarreo y otros enseres que creyó pagados con lo que su amigo pudo haber encontrado en la cueva. Aunque este hallazgo del "tesoro" parece más fantasía que realidad.

La Sierra de Fontcalent, lugar donde se encuentra la Cueva del Humo
Lo cierto es que la actuación de estos buscadores de tesoros perjudicó seriamente al yacimiento arqueológico revolviendo los estratos y destruyendo información muy valiosa que con métodos actuales podrían haber aclarado muchas incógnitas sobre tan importante yacimiento arqueológico.

- Siguente: CUEVA DEL HUMO 2/2: la excavación de Jaime Carbonell

© Julio Asunción

CUEVA DEL HUMO 2/4 La excavación de Jaime Carbonell

- Anterior: CUEVA DEL HUMO 1/4: Descubrimiento de la Cueva.
En el año 1963 Jaime Carbonell, de profesión tornero y aficionado a la espeleología, tuvo conocimiento de la existencia de la cueva y de la historia de la excavación parcial de la misma por buscadores de tesoros (ver entrada anterior). Con la esperanza de que la cueva tuviera un recorrido extenso apto para la práctica de su afición a la expeleología visitó la cueva con su amigo Vicente Bernabeu. Allí vieron los montones de tierra que habían removido los buscadores de tesoros. Examinando esta tierra Jaime empezó a encontrar pequeñas cuentas de collar. Decidió entonces profundizar la excavación en una grieta natural de la cueva esperando hallar un mayor recorrido en la cavidad. Cual fue su sorpresa al encontrar en el agujero abierto una gran cuenta de collar, pieza singular dentro de la arqueología de la Comunidad Valenciana.

Jaime Carbonell en el año 2015
Jaime Carbonell se dio cuenta de que la cueva tenía más importancia de lo que parecía. Se puso en contacto con uno de los más prestigiosos arqueólogos de la época, Domingo Fletcher, que era entonces director del Servicio de Investigación Prehistórica de Valencia y del Museo de Prehistoria de Valencia. Jaime Carbonell comunicó a Fletcher el hallazgo. Fletcher le facilitó libros, documentación y unas pautas para la excavación ordenada de la cueva. De esta manera Jaime Carbonell quería evitar que la cueva sufriera más destrozos ante la amenaza de nuevas excavaciones sin ningún rigor científico. La excavación de la Cueva del Humo por Jaime Carbonell con la ayuda de Vicente Bernabeu se produjo entre los años 1963 y 1965.

Jaime Carbonell procedió a la excavación de la cueva dejando en un diario el proceso de excavación y los hallazgos encontrados. Entre estos destaca la gran cuenta de hueso troncocónica que antes se ha mencionado. Está grabada con líneas paralelas y hoy la podemos ver en el MARQ (Museo Arqueológico de Alicante). Como pieza única la calificaron los arqueólogos Domingo Fletcher y Miguel Tarradell. Podemos calificar a esta pieza como uno de los objetos de adorno más singulares del Eneolítico de la Comunidad Valenciana. Jaime Carbonell no solo depositó en el museo de Alicante esta importante pieza, sino los demás hallazgos de la cueva. También destacan las abundantes cuentas de collar encontradas (más de 2000), las hermosas puntas de flecha de piedra o una curiosa azuela de fibrolita, objetos que también podemos ver  expuestos en el MARQ.

Collar de cuentas eneolítico de la Cueva del Humo
Jaime Carbonell detectó dos niveles claramente diferenciados. Uno asociado al Neolítico y al Calcolítico-Eneolítico. En esta época, tercer milenio antes de Cristo, la cueva se uso como cueva de enterramiento múltiple, de ahí el testimonio del hallazgo de los huesos al que había hecho referencia el galán. Había otro nivel inferior, entre los 70 y los 120 cm. de profundidad, donde no apareció rastro de cerámica y que puede ser de cronología bastante anterior al nivel Eneolítico. En este nivel, donde cambiaba la coloración de la tierra, Jaime encontró varias puntas de flecha y otros útiles líticos entre más de 2000 restos de material de sílex, lo que hace pensar en el uso del lugar como taller de sílex, es decir, como un lugar de ocupación o refugio anterior al uso funerario de la cavidad donde los hombres prehistóricos fabricaron sus herramientas de piedra. De ser así podemos pensar en una ocupación en el Epipaleolíto o incluso en el Paleolítico Superior. Esto convierte efectivamente a la Cueva del Humo en el yacimiento arqueológico donde está documentada la ocupación humana más antigua del municipio de Alicante. Desgraciadamente este segundo nivel no ha sido suficientemente valorado por los arqueólogos e investigadores. Quizás sea el momento de que se retomen los trabajos arqueológicos en la Cueva del Humo que, según Jaime Carbonell, no está totalmente excavada. Esto permitiría datar con certeza este nivel inferior.
Azuela de fibrolita de la Cueva del Humo
Lástima que la cueva del humo no haya podido ser excavada desde el principio con los métodos actuales, pero lo cierto es que gracias a la excavación de Jaime Carbonell tenemos hoy unos datos sumamente importantes para la historia de Alicante además de algunas piezas arqueológicas excepcionales como la gran cuenta de collar de hueso que apareció en el comienzo de la excavación o la curiosa azuela de fibrolita. Seguramente de no haber sido por la intervención de Jaime Carbonell, la Cueva del Humo que ya había sido en parte afectada por los cazadores de tesoros del siglo XIX, habría acabado siendo completamente expoliada por clandestinos sin escrúpulos, que habrían vaciado los niveles arqueológicos sin ningún tipo de cuidado.

- Siguente: CUEVA DEL HUMO 3/4 La protección de la cueva.


CUEVA DEL HUMO 3/4 La protección de la cueva

Anterior: CUEVA DEL HUMO 2/4 La excavación de Jaime Carbonell

Recuerdo cuando conocí a Jaime Carbonell. Fue hace más de una década. Yo ya había visitado la Cueva del Humo. Ante la proximidad de las canteras a la cueva, con el riesgo de destrucción del yacimiento arqueológico que eso suponía, escribí una carta al periódico Información que me fue publicada. En ella advertía del peligro de la desaparición de un yacimiento arqueológico tan importante para la historia de Alicante como es la Cueva del Humo.
Jaime Carbonell leyó la carta y se puso en contacto conmigo y me explicó su peripecia en la cueva, así como su decepción por el poco caso que otros historiadores y arqueólogos le habían hecho para proteger y dar a conocer la Cueva del Humo.
Interio de la Cueva del Humo
Propuse a Jaime, y así lo hicimos, presentar ante la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana y al Ayuntamiento de Alicante un escrito donde pedíamos la declaración de la Cueva del Humo como Bien de Interés Cultural. Era el año 2006. Aunque no conseguimos tal declaración, en el escrito de contestación de la Consellería de Cultura se manifestaba lo siguiente:
"considerar que los valores del bien pueden ser merecedores para que el Ayuntamiento lo integre en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos como Bien de Relevancia Local en los términos de la Ley del Patrimonio Cultural Valenciano”. En otro punto se dice “Puesto que el interés de este elemento patrimonial para Alicante es indudable se considera adecuada la figura de Bien de Relevancia Local para proceder al reconocimiento y protección de este bien. Esta figura permitirá su tutela y protección, así como de un posible entorno, siendo competencia del Ayuntamiento de Alicante realizar los trámites oportunos para desarrollar el procedimiento necesario para esta consideración”.
Insistimos con nuevo escrito ante el Ayuntamiento de Alicante donde trasladamos el dictamen de la Consellería de Cultura de la Generalitat Valenciana. Nuestra petición no cayó en saco roto, ya que posteriormente el Ayuntamiento de Alicante incluyó a la Cueva del Humo en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos del municipio con la categoría de Bien de Protección Integral (referencia I.63.R.O.)
Que duda cabe que la Cueva del Humo es un bien a conservar y espero que este artículo colabore a su mayor conocimiento. Es clave el conocimiento de un bien por cualquier ciudadano para que lo sienta suyo y de esta manera se sienta concernido en la protección del bien. Cualquier alicantino debería haber oído hablar de esta cueva. Es parte de su historia.
Jaime Carbonell ha dedicado mucho tiempo a difundir el conocimiento de la Cueva del Humo. El otro día descubrí en YouTube este vídeo que es un testimonio magnífico donde Jaime explica en la misma Cueva del Humo la historia del descubrimiento del yacimiento arqueológico y el proceso de excavación.



En el siguiente enlace puedes leer el escrito que redactó Jaime Carbonell donde explica el descubrimiento y la excavación de la cueva y los problemas que tuvo para el reconocimiento de su trabajo. De hecho la Cueva del Humo todavía no está debidamente publicada. Debería haber una monografía sobre la misma, igual que ocurre con otros yacimientos importantes de Alicante.

- Escrito de Jaime Carbonell sobre la Cueva del Humo.

Esperemos que para la Cueva del Humo hayan pasado definitivamente los tiempos en que se encontraba en riesgo de desaparecer por el trabajo de las canteras y que quede como un hito singular de la historia de Alicante para el disfrute de todos los alicantinos de hoy y de los que estén por venir.

CUEVA DEL HUMO 4/4 Localización y acceso

La sierra de Fontcalent desde Rebolledo

Km. 0,00.- Para llegar a la Cueva del Humo podemos dejar el coche en el caserío de Rebolledo.

Km. 0,420.- Desde Rebolledo cruzaremos la autovía Alicante-Madrid por el túnel al tiempo que en esta aproximación a la sierra de Fontcalent disfrutaremos de una de las vistas más impresionantes de la sierra, donde veremos como el monte se alza en esta ladera sur como una imponente pirámide,

Km. 1,270.- Llegaremos junto a un pequeño campo de olivos que está a la falda de la vertiente sur de la sierra. Aquí también podemos dejar el coche, pero considero bastante más seguro dejarlo en El Rebolledo para evitar cualquier robo en el vehículo.

Desde el campo de olivos cogeremos el camino de la izquierda que va recorriendo la ladera oeste de la Sierra de Foncalent por su parte baja.

Km.3,340.- Atravesaremos una cantera abandonada y poco más adelante si nos fijamos a la derecha a unos 30 metros sobre el camino, veremos la entrada de la Cueva del Humo.


No hace falta decir la obligación que tenemos todos los que visitemos la Cueva del Humo de respetarla y de no dejar la más mínima huella de nuestra presencia. Pocas cosas son tan estúpidas como dejar pintado el nombre en una cueva. Es como firmar la propia ignorancia. Además la alteración, mensocabo o destrucción de un Bien Protegido está penado por la legislación de protección del patrimonio.

- Soporte gps: Track y waypoints de la ruta.
- Soporte gps y mapa en wikiloc.




Disfruta de la Cueva del Humo y de la Prehistoria de Alicante respetando la cueva para que los demás también puedan visitarla en las mismas condiciones que a tí te gustarían.

© Julio Asunción